domingo, 25 de agosto de 2013

BACK TO SCHOOL


Tras las vacaciones,  para los peques de la casa les supone un esfuerzo considerable: nuevos horarios, madrugar, la vuelta a la rutina… Y los padres, como no, también. Todo eso supone más disciplina, compra de ropa o de uniforme, de libros, y una infinidad de compromisos que exigen un esfuerzo tanto para los hijos como para los padres. Es importante ser muy positivo y vivir en familia estos momentos con ilusión y entusiasmo.
Comenzar con buen pie depende, en buena parte de la actitud de los padres, son también protagonistas junto con sus hijos en la vuelta al colegio. Para ello es fundamental, en primer lugar, que no les trasmitamos sentimientos negativos por el final de las vacaciones de verano. Debemos abstenernos de comentar la pereza que nos da la vuelta al trabajo.
El comportamiento del niño es comprensible. Reacciona a los cambios del mismo modo que nosotros, los adultos. Es como cuando vamos a un trabajo por primera vez. Nos ponemos nerviosos, ansiosos, y al niño le pasa lo mismo, aunque lo exteriorice y manifieste de una forma distinta.
Cómo hacer más fácil "la vuelta al cole"

  • Ser positivos: hablar al niño sobre lo fantástico que será el reencuentro con los compañeros y amigos, las cosas nuevas que va a aprender, las colonias, excursiones. Recordar los buenos momentos del curso anterior puede ser de gran ayuda.
  • Escuchar al niño en todas sus preocupaciones e inquietudes. No se deben menospreciar los sentimientos del niño y se deben responder con sinceridad a todas sus preguntas.
  • Antes de acabar el verano es muy interesante volver mínimamente a las rutinas del horario escolar para que la entrada al cole no sea tan brusca
  • Prepara todo el material escolar junto con el niño: forrar los libros e identifícarlos con el nombre, preparar el estuche, el uniforme… Es aconsejable que el niño elija la mochila y el estuche que quiera llevar a la escuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario