miércoles, 30 de marzo de 2011

Misión:navegar con seguridad en Internet.

Recientes estudios concluyen que “la mitad de los niños españoles estudia con Internet o la TV encendida” y que “nueve de cada diez adolescentes pertenecen a alguna red social”.

No hay duda de que los adolescentes viven y conviven entre tecnología y no es preciso que realicen un esfuerzo para estar al día de los nuevos dispositivos que salen al mercado, pues ellos avanzan al mismo ritmo que lo hacen las nuevas tecnologías.

Son los ‘nativos digitales’, como diría en 2001 Marc Prensky en su libro Inmigrantes Digitales, un término que viene a representar a todos los jóvenes que nacieron con posterioridad al año 1979, justo después de que comenzara el boom de la tecnología digital.

Ellos han nacido cuando ya existía la tecnología digital. No han vivido de otra forma más que la cotidianeidad del uso del teléfono móvil, la World Wide Web y la consolidación de la identidad 2.0, es decir, el “otro yo” que ha de estar en la red para poder ser visibles (la frase de “Si no estás en Internet no existes” que tantas veces hemos oído en los últimos meses).

Teniendo en cuenta esa normalización en el uso de las nuevas tecnologías, no debería extrañar que nueve de cada diez adolescentes pertenezcan al menos a una red social como Tuenti, Facebook o Twitter. No extrañaría de no ser porque a la par del avance de los recursos que ofrece Internet aumentan también los posibles riesgos a los que se ven expuestos.

Según expone el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) en la guía Protección legal de los menores en Internet se pueden distinguir entre peligros potenciales personales, es decir, riesgos de seguridad a través de foros, chats y programas de mensajería instantánea tipo Messenger y Skype; de contenido, esto supone que los menores acceden a contenidos no aptos para todos los públicos como imágenes, vídeos y textos violentos, de carácter sexual, racista, xenófobo o sectario; y por último de adicción, pues también los niños pueden llegar a generar dependencia del uso de Internet.

Al hilo de estos agujeros de seguridad para los menores, se han creado incluso nuevos términos que definen a la perfección estas malas artes. Tal es el caso del ciberbullying o ciberacoso entre iguales que se manifiesta principalmente mediante comentarios ofensivos en foros, publicando fotografías comprometidas y, en definitiva, haciendo circular rumores de una persona ajena. Otra práctica muy extendida es el grooming, esto es, el engatusamiento que se utiliza para describir las prácticas online de ciertos adultos que traman artimañas para ganarse la confianza de un menor con fines de satisfacción sexual. Y más relacionado con los teléfonos móviles también se ha acuñado el término sexting (sex+texting) para referirse al envío de fotografías y vídeos eróticos o pornográficos.

No obstante, niños y adolescentes se sienten seguros navegando por la red y tan sólo uno de cada ocho ha sido molestado o perturbado alguna vez por el contenido que ofrece Internet. Así lo pone de manifiesto Riesgos y seguridad en Internet desarrollado dentro del proyecto EU Kids Online presentado el pasado mes de octubre. No obstante, los peligros existen y muchas veces los padres no son conscientes de ello. De hecho, según este estudio más de la mitad de los padres cuyos hijos fueron acosados online no tenían constancia de lo sucedido.

Mientras los adolescentes varones están más expuestos a imágenes sexuales, las niñas son más propensas a recibir mensajes de acoso, siendo además las jóvenes las que más probabilidades tienen de sentirse molestas o disgustadas por los riesgos online. Importante es, asimismo, que uno de cada ocho menores encuestados ha visto contenido generado por otros usuarios que promueve el odio hacia los demás o enfermedades como la anorexia.
A pesar de los riesgos, “Internet es central en la vida de los niños en toda Europa”, asegura Sonia Livingstone, directora de EU Kids Online y catedrática de Psicología Social en la London School of Economics, “lo utilizan para una serie de cosas que a menudo son beneficiosas incluyendo las tareas escolares, jugar, ver vídeos o utilizar mensajería instantánea”. Y recuerda que “Internet también es una importante fuente de beneficios para ellos y que los riesgos no siempre conducen a daños”.

Para Livingstone, “los niños más pequeños son los que encuentran mayores dificultades para hacer frente a experiencias perturbadoras y esta es el área donde los gobiernos deben promover acciones para proteger y educar”.
Por lo pronto ya hay numerosos organismos que trabajan por informar a niños, padres y profesores sobre la seguridad de los menores en Internet. Un ejemplo es la Fundación Alia2 que recientemente ha publicado dos guías de conducta para una navegación responsable en Internet realizados en colaboración con la Brigada de Inteligencia Tecnológica de la Policía Nacional y el doctor Paulino Castells, especialista en Psiquiatría y Pediatría.

Se trata, por un lado, del Código Ciberético para niños, un documento de 10 recomendaciones que los menores se comprometen a respetar tales como “tener en cuenta que lo que no está bien en la vida real no está bien en Internet”, “compartir con mis padres lo que aprenda en Internet, las páginas que visite y las herramientas que utilice” o “si algo me hace sentir incómodo abandonaré esa conversación”.

Por otro lado han creado el Decálogo de consejos de seguridad web para padres , Decálogo de consejos de seguridad web para padres desde el que se recomienda ayudar a los hijos a crear la cuenta de correo electrónico, estar pendiente de los cambios de humor bruscos o de la alteración repentina de hábitos de los hijos en Internet, así como advertirles de que no hablen con personas desconocidas o que no naveguen por ciertas páginas Web poco recomendadas.

M.M. UNED Barbastro
Fuente: Aprendemas.com

1 comentario:

  1. Es un problema lo que cuentas, hay que estar atento. Yo trabajo en un hotel en París, soy español, y aquí las regulaciones son muy estrictas. Lo digo porque en los hoteles la gente navega anónimamente, sin embargo todo queda registrado por el mc adress.

    ResponderEliminar