jueves, 22 de julio de 2010

ESTIMULACIÓN TEMPRANA DEL LENGUAJE DESDE LA FAMILIA


Gracias al lenguaje, los seres humanos somos capaces de estructurar el pensamiento, regular la conducta, así como comprender la realidad e influir en ella. En este sentido, la estimulación del lenguaje oral es fundamental para los niños/as en sus primeros años de vida, coincidiendo éstos con los del inicio de su etapa escolar en Educación Infantil.

Es durante la etapa de Educación Infantil cuando los pequeños van adquiriendo el sistema fonológico y aunque existen una serie de pautas generales de aparición de los fonemas, no debemos olvidar que el ritmo de aprendizaje y maduración es variable de unos a otros. No es difícil encontrar en estas edades a niños/as con dificultades articulatorias, que provocan en algunos casos, un lenguaje difícilmente inteligible. Estas dificultades suelen ser pasajeras, que es lo que se conoce como dislalias evolutivas.

Es la familia uno de los ámbitos más importantes y donde más se puede estimular de forma global el lenguaje. Para ello es interesante tener en cuenta una serie de aspectos con los que se pueden prevenir dificultades y potenciar las áreas importantes del lenguaje de los más pequeños.

Algunas pautas interesantes que los padres y madres pueden trabajar de forma sencilla y natural en las situaciones cotidianas:

Es muy importante proporcionar modelos lingüísticos adecuados
Hablar más despacio y con claridad.Evitar que la forma de hablar sea infantilizada.
Ir corrigiendo los errores ligados a los vicios articulatorios, evitando insistencias repetidas. Para ello: repetir las palabras correctamente, sin gritar ni exagerar, de la forma más natural y cuando el niño haya terminado la palabra o frase.
No conviene “forzar” al niño a repetir palabras que aún están lejos de sus posibilidades.
Ante el error de palabras que ya puede emitir, darle el modelo con naturalidad y que repita, sin tensiones.
Dialogar mucho con el niño, contarle historias, que él las cuente, que aprenda canciones, rimas, poesías…etc.
Hay que reforzar y elogiar las producciones correctas (y las aproximaciones).
Aprovechar situaciones naturales de la vida cotidiana para estimular una correcta producción del lenguaje (paseos, comida, baño…etc.)
Cuando el niño tiene un interés especial en comunicar algo, fingir que no le entendemos del todo para que se esfuerce en decirlo mejor.
Respetar el turno de palabra.
Adecuar la dificultad del mensaje al nivel del niño.
Usar frases simples pero correctas.
No responder por él, dejar que se exprese.
Evitar riñas y castigos relacionados con el lenguaje.

Los niños que se encuentran en la etapa infantil al percibir el modelo sonoro que emitan sus padres van a imitarlo, por ello es muy importante tener en cuenta pautas como las arriba citadas para establecer una base lingüística adecuada desde edades tempranas.

Los seres humanos, como seres sociales, tienen como principal vía de comunicación el lenguaje, que influye en todas las áreas vitales: social, familiar, escolar, laboral…etc.
Para finalizar dejar muy claro que la importancia del desarrollo lingüístico esta relacionada con el desarrollo intelectual, es decir, el lenguaje se va a enriquecer con la madurez intelectual y a su vez el lenguaje va a ser un medio para adquirir nuevos conocimientos. En definitiva, la estimulación del lenguaje desde edades tempranas es un buen camino para llegar a un óptimo desarrollo global en el ámbito escolar, social y familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario