lunes, 26 de julio de 2010

Conociendo el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.


El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TdAH) es de base neurobiológica y se caracteriza por tres síntomas fundamentales:


 Déficit de atención.
 Hiperactividad
 Impulsividad (cognitiva/conductual)


La incidencia de este Trastorno en la población infantil es en la actualidad de aproximadamente el 7% con una mayor incidencia en niños y en niñas.
El TdAH no es sólo un problema médico: es un problema educativo de gran importancia y su naturaleza es crónica. El Trastorno supone en sí una discapacidad para atender, o controlarse. Y así, como Trastorno debe ser entendido y atendido.


Dentro del Trastorno, y atendiendo a los Tres síntomas fundamentales, se diferencias tres tipologías:
 TdAH predominantemente inatento.
 TdAH predominante hiperactivo-impulsivo.
 TdAH combinado (presenta síntomas atencionales e hiperactivos-impulsivos).


El diagnóstico no es fácil. No se ajusta a pruebas médicas objetivas (no nos valen analíticas ni electroencefalogramas, por ejemplo) y depende de criterios subjetivos que, en muchas, ocasiones, no son sencillos de “delimitar”. Un tema importante, en lo que respecta a este diagnóstico, es determinar claramente que los criterios correspondientes se están verificando tanto en el ámbito familiar como en el escolar.


¿Cómo deslindar, por tanto, dadas las dificultades para el diagnóstico, las hiperactividades “verdaderas”, de origen neurobiológico, de las que son más “coyunturales”? La clave, desde nuestro punto de vista, es analizar todos los criterios implicados y ver si se cumplen en los dos contextos “base” (en la familia/en la escuela) o no.


Cuando los criterios se cumplen en ambos ámbitos, lo más probable es que estemos ante un TdAH “verdadero”, que precisará, por tanto, de “ajustes” psicoterapéuticos y, en función de la edad del niño, también farmacológicos. En estos casos (los de origen neurobiológico “real”) donde la medicación puede tener su sentido y ser efectiva (siempre que los ajustes psicoterapéuticos se tengan también en cuenta y se apliquen). Cuando los criterios sólo se cumplen en uno de los dos contextos (generalmente, en el doméstico) y no en el otro, no estamos ante un TdAH. Estamos ante un problema de tipo ambiental, de estilos educativos, para el que la aplicación de medidas psicoterapéuticas es imprescindible, pero para el que nunca convendría recurrir a medidas farmacológica.
EOEP SOMONTANO-LA LITERA-CINCA MEDIO 2010.
Algunas direcciones de interés sobre TDAH:
En Aragón:

http://www.aateda.org/page10.php

http://portal.aragon.es/portal/page/portal/INF_SANITARIA/CONSENSO+MULTIDISCIPLINAR+ENTDAH.PDF

A nivel estatal:

http://www.feaadah.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada